La Congregación

Somos una Congregación Religiosa que vive su consagración en castidad, pobreza y obediencia, unidas en vida comunitaria.

El espíritu que nos anima, lo refleja este texto de nuestro fundador, el Padre Pasqual Uva:

«Las siervas viven su consagración a Él, felices en la pobreza, disponibles en la obediencia, alegres en la castidad y fervorosas en la caridad».

 
Mobirise

La Congregación lleva el nombre de Siervas de la Divina Providencia para significar que las hermanas deben buscar con empeño la gloria de Dios y abandonarse completamente a la Divina Providencia viviendo en total dependencia del Padre.

Es un instituto religioso en el cual la acción apostólica y caritativa pertenece a la naturaleza misma de la vida religiosa. Por eso, toda la vida religiosa está impregnada de un espíritu apostólico y toda acción apostólica es animada por el espíritu religioso. De tal modo participa en la Iglesia de la misión salvífica de Cristo.

Unida a su Comunidad, la Sierva de la Divina Providencia se compromete con voto público a seguir a Cristo casto, pobre, obediente, totalmente disponible a su misión de Salvación. Profesa así, la voluntad de vivir para la gloria de Dios en el servicio de asistencia a amorosa a los enfermos, buscando mantener vivo el fervor misionero de los orígenes con una atención vigilante a las exigencias del tiempo y a las necesidades urgentes de las Iglesias particulares.

¿Qué hacemos?

Se dedica según el espíritu y el ejemplo del fundador, al cuidado, la asistencia, la rehabilitación y la resocialización, la defensa y la vigilancia de aquellas personas afectadas por un compromiso de sus facultades intelectuales superiores, de modo especial a los que padecen neuropatías, disminuciones psíquicas, epilepsia, encefalitis y también a las que requieren una internación prolongada.

Ponemos a disposición los dones y talentos que el Señor nos ha regalado al servicio de los que más necesitan. Como lo afirma el P. Uva: «Es hermoso, hermanas mías, es hermoso devolver a Dios los talentos multiplicados, gastar por Él, gastar todo lo que Él nos ha dado, inteligencias, manos, corazón, todo…».

¿Cómo es una Sierva de la Divina Providencia?

Por la profesión religiosa, la Sierva de la Divina Providencia quiere vivir con mayor plenitud y radicalidad la gracia bautismal y hace suyo el género de vida casta, pobre y obediente «que Cristo Señor escogió para si y que abrazó su Madre la Virgen». Edifica su vida sobre una relación de intimidad con Cristo y participa más estrechamente en el misterio de su pascua, en su anonadamiento y en su vida en el Espíritu. Su persona encierra todo aquello que la Sierva desea, satisface todas sus aspiraciones y responde a todos sus deseos. Así puede dedicarse mejor, en comunión con sus Hermanas a hacer presente el amor del mismo Cristo a los hermanos que sufren dándoles a cada uno lo mejor de sí misma.

«Los pobres son los representantes de nuestro querido Jesús, que en la cruz pide de beber y no puede extender las manos…»

Nuestra Congregación trabaja en:

 

  • ITALIA: Bisceglie, Potenza, Foggia
  • ARGENTINA: Paraná (Entre Rios), Capital Federal (Bs. As.), Glew (Bs. As.)
  • PERÚ: Huelmay
  • PARAGUAY: Asunción

¿Nos ponemos en contacto?

Si queres trabajar con nosotros, envia un correo a personalsagradafamilia@gmail.com

¡Seguinos en Instagram y conocenos!